Cómo conquistar a una mujer con palabras lindas

Cuando quieres aprender a conquistar a una mujer con palabras lo único que debes hacer es aprender a decirlas. Sigue leyendo, porque aquí te voy a decir todo lo que debes saber para lograrlo.

Cómo conquistar a una mujer con palabrasAnte ciertas mujeres tengo la necesidad de seducirlas con urgencia porque simple y llanamente — ¡a qué engañarnos!— su mera presencia me excita sobremanera y me horroriza pensar que me la van a arrebatar.

Y algunas veces lo consigo: su preciosa piel, su mirada luminosa, sus manos delicadas… todo me pertenece un encuentro milagroso, luego ya no atiende el teléfono, o directamente me dice que tiene todos los días muy ocupados.

Ahí está la diferencia: la he seducido momentáneamente pero no la he conquistado y eso me obliga a preguntarme cómo conquistar a una mujer con palabras.

Porque si funciono con las otras, las palabras han de ser útiles, incluso imprescindibles para retener a esa mujer que tanto me ha gustado antes de desnudarla, y mientras la amaba, pero algo hice y algo he dicho que la espantó, que la alejó para futuros encuentros.

Es la diferencia entre la pasión momentánea, la ardiente aventura de mi cuerpo que va a todo dar, y a veces encuentro a la pareja adecuada.

Pero cuando la quiero retener para repetir una y otra vez me doy cuenta que me falta lo esencial, saber Cómo conquistar a una mujer con palabras, de manera duradera y ensoñada, como cuando no sé bien si mi éxito corresponde a una película que están filmando o sólo se parece.

Hacia la gran remontada: Cómo conquistar a una mujer con palabras

El asunto es laborioso, como cualquier actividad en la que ponemos cuerpo y alma. No hay que engañarse, conquistar a una mujer es algo muy importante.

Una cosa es seducirla para unas horas, facilitando su necesidad de amor sexual intenso, pero conquistarla es algo más serio, implica una continuidad en el enlace, en la necesidad de conocernos y disfrutarnos.

Para ello es muy importante averiguar cómo es la mujer que nos atrae, qué características tiene, qué le gusta, de lo que se puede deducir qué le disgusta…

Sea como sea para los demás, a nosotros nos parece muy hermosa, el no-va-más de la mujer que podemos desear, pero el asunto está en cómo intentar la conquista sin recibir un no por respuesta.

En la búsqueda de respuestas para Cómo conquistar a una mujer con palabras lindas no podemos avanzar sin tener algunos datos, hay que hacer de detective, quién es, qué hace, cómo es, no exactamente, de manera matemática no, pero sí lo más aproximadamente posible.

De pronto tenemos suerte, conseguimos información, le hablamos sencillo, un saludo de los de toda la vida, poca cosa, pero nos conforma…

Para rematar la faena atacamos con un poema de Lope de Vega que nos han dicho que ella adora, el Soneto 126, que al final dice así: “Creer que un cielo en un infierno cabe, dar la vida y el alma a un desengaño: esto es amor, quien lo probó lo sabe”.

Pero la preciosa muchachita se echa a llorar. En algo la hemos fastidiado, seguramente un recuerdo, vaya a saber…

Cómo conquistar a una mujer con palabras lindas

Un paso tras otro, pero nada tiene el color auténtico de la conquista verdadera.como conquistar a una mujer con palabras lindas

Nosotros la queremos única y a nosotros unida, no una veleta que con cualquiera sonríe y hace bromas.

La queremos conquistar, así que, como esto resulta más complicado de lo que parecía buscamos la manera de encajar con las palabras adecuadas, las preguntas bien hechas, y sobre todo no hacer el idiota con esa preguntita de “¿Tienes novio?”.

El acercamiento no estuvo mal, pero tampoco para lanzar cohetes:

“¡La he conquistado, me prefiere a mí por encima de cualquier musculito de gimnasio!”.

Pero cuando digo conquistar digo amor-amor, no un encuentro de una noche o dos, una mirada que me vuelva loco y unas caricias que la vuelvan loca, así que no tengo más remedio que seguir buscando.

Y finalmente doy en la tecla, acierto en mi elección, harto ya de andar de aquí para allá con libros de autoayuda que no me servían para nada, doy con uno que sólo se puede adquirir descargándolo a un precio muy razonable: Seducción peligrosa.

Un título que me entusiasma porque es importante dar con alguien que comprenda el peligro de una seducción bien hecha… y también de una conquista. Y en el libro creado por Guillermo Palomo, no falta nada, están todas las posibilidades.